• Feed RSS
Cuando difundimos nuestra iniciativa "Apuestas", allá por diciembre, no pensábamos recibir tantos y tantos buenos poemas. Durante estos meses hemos leído y releído, sopesado, y finalmente hoy, en el límite del plazo que nos marcamos, hemos contactado con los diez autores que participarán en el libro.

Muchas gracias a todos, finalmente seleccionados o no, por el cariño transmitido con vuestra participación. El libro se publicará el 20 de mayo, y será entonces, coincidiendo con su salida a la venta, cuando hagamos pública la lista de autores.

Para calmar a los más impacientes, hemos enviado los mensajes en torno a las 21.00 hh, desde la cuenta general de la editorial (info, no apuestas), y ninguno de los e-mails nos ha sido devuelto.

¡Hasta pronto, pues, y muchas gracias de nuevo!

Abrazos,
Alejandra Vanessa y Elena Medel


«El presente libro hace que los anteriores poemarios de Luna parezcan un entrenamiento para la maratón. De acuerdo, sonará convencional, pero es lo que tenía que suceder. Y lo que quiero con esto decir es que La tumba del marinero encierra unas pasiones desproporcionalmente crueles, y a fin de cuentas, ¿no es el sentimiento poderoso e implacable lo que prevalece sobre los demás rasgos de la literatura?

Imagino así que la acción de esta “novela política” transcurre en un brumoso barrio marino. Entre su destartalado pabellón hospitalario, el psiquiátrico para corsarios que han perdido el norte por los cantos de la sirena, el vertedero sobre el que gaviotas y ratas voladoras planean en círculos, los pecios naufragados, los vapores del pescado podrido, las tabernas en donde se trapichea con el polvo blanco, los irritantes graznidos de las aves, un montón de adorables rufianes y algunos pocos observadores honestos. Y en su centro, ordenando todo lo demás, una lápida cuyo epitafio reza: «no hay cadáver».

Ciertamente, las aflicciones que azotan La tumba del marinero son más grandes que la vida (el cáncer, cómo no, pero también el lujo del agua caliente y la precariedad material, acompañada siempre de la degradación ética; la destrucción y el amor...). Aunque, pensándolo dos veces, es de justicia aceptar que la Gorgona que declama en ese dantesco barrio marino, apesadumbrada por la decrepitud de todo lo que le rodea, y de ella misma, aún conserva una buena parte de su inocencia, pues todavía puede distinguir entre el bien y el mal. La moral sigue presente en su espíritu, ¡e incluso llega a sorprenderse de la corrosión adulta! Y acepta que aún hay esperanza... ¿Nada más lejos de la realidad?

Lo dicho: no acepten imitaciones» (Antonio J. Rodríguez).

Luna Miguel nació en Madrid en 1990, pero vive en Barcelona, donde trabaja como periodista y editora. Es autora de los libros de poesía Estar enfermo (La Bella Varsovia, 2010), Poetry is not dead (DVD, 2010; edición corregida en La Bella Varsovia, 2013), Pensamientos estériles (Cangrejo Pistolero, 2011), La tumba del marinero (La Bella Varsovia, 2013) y Los estómagos (inédito). Tres selecciones de estas obras se han editado en el extranjero: Bluebird and Other Tattoos (Scrambler Books, 2012) en EEUU, Musa ammalata (Damocle Edizioni, 2012) en Italia, y Más allá de la quietud (Melón Editora, 2013) en Argentina. También ha publicado el cuento Exhumación (Alpha Decay, 2010) escrito junto con Antonio J. Rodríguez; ha coordinado las antologías Tenían veinte años y estaban locos (La Bella Varsovia, 2011), Sangrantes y Vomit; y ha traducido a autores como Marcel Schwob, Cassandra Troyan, Tracy K. Smith y Arthur Rimbaud.

Ilustración de portada de Laura San Román.
A la venta el 1 de abril de 2013.
140 páginas.
12 €
ISBN: 978-84-939991-5-5.
IBIC: DC DCF.
Queridos amigos, queridas amigas:

Finalmente, debido al elevado número de textos recibidos para nuestra iniciativa "Apuestas" (174 autores que han aportado en torno a diez páginas cada uno), contactaremos con los autores escogidos durante el mes de marzo.

Lamentamos las molestias y la tardanza, pero creemos que leer con calma y rigor es la mejor forma de tratar vuestros poemas...

Por supuesto, muchísimas gracias a todos y todas por confiar una vez más en La Bella Varsovia.

Abrazos,
Alejandra Vanessa y Elena Medel