• Feed RSS
«Secretos. Dudas. Miedos. Neveras vacías. Monstruos bajo la cama. Que Él diga yo_también/ los corazones hay que comérselos. Los crematorios. Quedarse con/en Las_afueras. En plena ebullición, cuando "parece un simulacro estar vivo", Cristian Alcaraz, con un tono sugerente, extremadamente sincero, lleno de frescura, permite que sean las hormonas y la edad las encargadas de jugar con el lenguaje y emprende un viaje —de vacaciones, lejos de la costa— hacia el interior de sí mismo. La muerte, en forma de crematorios, y el amor, al que hay que llegar de la mano, aunque a veces se quede sin gasolina y los trayectos sean largos, son dos de las paradas de esta ruta turística construida a través de factores comunes. Y es que es un placer llegar y poder decir "bienvenidos a mi sistema operativo", para después quedarse» (Ana Castro).

Cristian Alcaraz nació en Málaga en 1990, y estudia Filología Hispánica. Ha ganado varios certámenes de poesía a nivel local y regional, como el VII Certamen Andaluz de Escritores Noveles (organizado por el Pacto Andaluz por el Libro), y algunos de sus poemas han sido publicados en diferentes revistas digitales, como La sombra del membrillo. Turismo de interior, su primer poemario, obtuvo el III Premio de Poesía Joven "Pablo García Baena".

Fotografía de portada de Víctor Carrillo.
A la venta en marzo de 2010.
56 páginas.
10 euros.
«La cita de Louise Bourgeois con la que se abre este libro, y de cuyo último verso toma título, ofrece una de las claves esenciales en la poesía de Cristina Morano: la consciencia del ser como caída. Saberlo no transforma su poética en ontológica tragedia, sino en petición de misericordia ante la peste, piedad requerida para mirar al mundo. Búsqueda de la belleza como espacio protector ante el vértigo del descenso en el amor, en lo absurdo de la guerra, en la soledad, en la incomunicación» (Julia Otxoa).

«Vivir apenas con lo puesto, saltando de cama en cama, devorando las neveras de los amantes. (...) Ese instinto de supervivencia es el que recorre la obra de Cristina Morano. No es la chica de la mochila verde o la mujer de la curva, sino una trabajadora de las palabras, una observadora precisa de una realidad en conflicto permanente consigo misma. Su honradez le impide subirse a la torre vigía y mirar al género humano como un vodevil de tercera. Ella está dentro, participa de las miserias y las alegrías, desde la habitación del hotel, observando las botellas que cruzan el Mediterráneo, en el cuarto de baño compartiendo el secreto mejor guardado de las madres» (Pablo García Casado).

Cristina Morano nació en Madrid en 1967. Escritora y diseñadora gráfica, trabaja actualmente en la agencia "Tropa" de Murcia. Obtuvo el Premio José Hierro 2000 por La insolencia (Universidad Popular José Hierro, 2001). Sus poemas han sido recogidos en las antologías Tras la espesa corteza de los días, cien años de poesía en Murcia: 1900-1999 (ed. David Sandoval; Tres Fronteras, 2002), Cárcel de amor (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, 2005), Qué nos han hecho (ed. Lluis Pons Mora; Islavaria, 2008) y La manera de recogerse el pelo (ed. David González; Bartleby, 2010).

Fotografía de portada de Marisa Vadillo.
A la venta en marzo de 2010.
76 páginas.
10 euros.